Cataspaña: dos sordos y un calcetín del revés


Cataluña (CATA) y España (SPAÑA) adolecen de una capacidad humana, como territorios “imperfectos”y no humanos que son: la escucha activa. Son por desgracia dos sordos crónicos vacíos por dentro y por fuera. Es natural que sea así, puesto que no tienen código genético ni intelecto como cualquier ser humano.  En cambio ambos territorios sorprendentemente, sí tienen capacidades “supremas” que hasta ahora pensaba, sólo se atribuían a los seres humanos, como el “derecho a decidir (en nombre de las personas)”……….. si me pongo pantalón o falda, corbata o chaleco, manga corta o manga larga. Los territorios se personifican y se atribuyen capacidades “intelectuales” del todo humanas.

Efectivamente, los territorios todavía no se han “humanizado” por efecto de la tecnología, ni existen por ello territorios “androides” catalanes y españoles con habilidades suficientes para superar su “sordera” histórica.  El “historicismo” vacío, ciego, estéril de la política, apelando a “sentimientos de pertenencia a un territorio a una etnia, filiación, o cualquier otra condición”, sólo ha generado destrucción y miseria por los 5 continentes. Los territorios no hablan, no piensan, no estudian, no analizan, no escuchan, no deciden……lo hacen las personas, no los territorios, algo evidente pero no lo parece…….porque piensan y deciden actualmente, los territorios por las personas y no las personas por los territorios. Este cambio de roles extraño y predominante en el mundo, ha causado muchos sinsabores.

La toma de decisiones en Cataspaña debe ser racional como humanos que somos. Los escenarios que se abren en este no diálogo entre sordos son diversos, y por ello planteo un árbol de decisiones de los caminos que surjan tras las elecciones, llegados a este punto. Los territorios ya no deciden, lo harán los humanos en este planteamiento.

ÁRBOL DE DECISIONES SEGÚN ESTADOS DE LA NATURALEZA (no quiere decir que llueva, salga el sol, o corra la tramontana).

NO se alcanza mayoría para proponer la independencia (estado de la naturaleza 1)

  • Decisión: todo sigue igual política y económicamente. NO hacer nada
  • Decisión: reforma de la constitución. Aquí se pueden proponer diferentes reformas como la descentralización para todas las CC.AA (el famoso auto-gobierno al estilo federal americano siendo mini estados dentro del gran estado federal), nuevo sistema de financiación (café fiscal para todos y no sólo para los “enchufados” de los fueros que recaudan y administran sus impuestos sin “dar cuenta” ni aportar al régimen general del resto “según la caja única”, aumentar la participación efectiva de los territorios forales en el sistema de financiación estatal para armonizar esfuerzos fiscales de comunidades autónomas, y mejorar la solidaridad inter-territorial, cesión de la seguridad social por territorios en igualdad de condiciones)

SÍ se alcanza mayoría para proponer la independencia (estado de la naturaleza 2)

  • Decisión: NO se hace referéndum nacional y se declara la independencia unilateral: no hay viabilidad jurídica española ni europea. Cataluña tendría que crear una moneda fuera del euro, y conseguir su reconocimiento en el sistema internacional de pagos como divisa. Europa no reconoce un territorio en el limbo jurídico, ya que la independencia unilateral, sería un estado fallido a efectos europeos.
  • Decisión: SI se hace referéndum nacional (en toda España donde reside la soberanía nacional según la constitución en su artículo 1.2): hay viabilidad jurídica pero saldrá NO a la independencia catalana (en España y en Europa). En Europa se exige unanimidad para reconocer un nuevo estado, y España votaría también.
  • En ambos escenarios “independentistas” la decisión podría ser la indicada anteriormente en escenario no independentista. Decisión: reforma de la constitución. Aquí se pueden proponer diferentes reformas como la descentralización para todas las CC.AA (el famoso auto-gobierno al estilo federal americano siendo mini estados dentro del gran estado federal), nuevo sistema de financiación autonómico integral (café fiscal para todos y no sólo para los “enchufados” de los fueros que recaudan y administran sus impuestos sin “dar cuenta” ni aportar al régimen general del resto “según la caja única fiscal”, aumentar la participación efectiva de los territorios forales en el sistema de financiación estatal para armonizar esfuerzos fiscales de comunidades autónomas, y mejorar la solidaridad inter-territorial, cesión de la seguridad social por territorios en igualdad de condiciones).
  • LA REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN DEBE IR A LA UNIFICACIÓN DEL SISTEMA DE FINANCIACIÓN Y FISCAL DE TODAS LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS SIN PRIVILEGIOS Y PREBENDAS, QUE GENERAN AGRAVIOS Y DESIGUALDADES.

Conclusión: el problema de Cataluña planteado racionalmente es sencillo tanto en el escenario independentista como no independentista. No es un problema histórico ni político, ya que salga lo que salga es un camino jurídico que no lleva a ningún sitio. Es un problema económico. Gobierna la economía y no la política.

Pero sin duda el problema de Cataluña es el mismo que el del resto de comunidades autónomas, y es que el modelo autonómico del régimen general se articula en función a cesiones de competencias de gasto (a las comunidades autónomas) pero no se les da potestad normativa en los impuestos estatales (sólo se les cede parte de la recaudación en su territorio y capacidad normativa en el tramo autonómico y las deducciones autonómicas). Este modelo autonómico es un calcetín al revés, por eso la deuda galopante ha hecho insostenible Cataluña, ante el despropósito político en la gestión del gasto en esta comunidad autónoma.

La deuda contraída por Cataluña debería ser pagada en cualquier caso, sea o no independiente, y por ello el proceso “soberanista” de estas elecciones, se concreta y resume en la reclamación del régimen foral para ser autónomos financieramente. La generalización del sistema foral a toda España, es lo que se busca con el dilema catalán más que la independencia, que como escenario es muy simple de plantear por inviable jurídicamente. Paradójicamente podría tener efectos beneficiosos para toda España, estas elecciones catalanas, si desemboca en la decisión de reformar el sistema de financiación en el sentido indicado. La generalización del fuero a toda España, acabaría “repentinamente” con los sentimientos de pertenencia a un pueblo “con identidad propia”. Cataspaña viviría plácidamente con este acuerdo, en el que han hablado los seres humanos y no han hablado los territorios. El calcetín ya no está del revés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s