El rescate de Chipre en 2013


En 2013 la UE tuvo que rescatar la banca chipriota, pero no lo hizo a través del MEDE o del fondo de rescate permanente dotado con 700.000 millones de euros, sino que cambió la política de rescates hasta ahora empleados en Europa, tanto en países como Grecia, Irlanda, Portugal, o como entidades financieras en el caso de España y Portugal. La línea de financiación “asistida” corría a cargo de los contribuyentes europeos, pero a partir del rescate en Chipre, la política de rescates ha pasado de ser una política “bail out” a través del MEDE con financiación directa de la UE a los Estados implicados, para que rescatasen a su banca nacional en apuros, a pasar a financiarse con el mecanismo “bail in”, un sistema de rescate privado donde bonistas, y acreedores asumían pérdidas (de más de un 40% de su inversión, y cuentas acreedoras con el banco) y los propios ahorradores que sufrieron quitas en sus ahorros (aquellos que tenían saldos superiores a 100.000 sufrieron quitas de hasta un 40%), para sanear el balance y redimensionarlo a la baja puesto que la dimensión de la banca en países periféricos de baja población y extensió, supera al PIB nacional en 4 y 5 veces en el mejor de los casos. En el caso de Luxemburgo, en el punto de mira de la Unión Europea, esta desproporción es 20 veces.

En España parte del mecanismo chipriota también se empleó, puesto que no sólo ha sido suficiente con utilizar 62.000 millones de euros de la línea de financiación otorgada a España por el MEDE a través del MOU (memorandum over understanding), puesto que bonistas, preferentistas, y titulares de deuda subordinada pasaron a ser accionistas tras una quita previa similar a la sufrida por los sufridos chipriotas. Todos estos procesos se denominan capitalización de deuda. Los acreedores pasan a ser accionistas, con un valor diluido y menguado respecto a su crédito acreedor o inversión. Recordamos en este punto el proceso de reestructuración del pasivo y saneamiento de pérdidas, llevado a cabo en Bankia, sobre el que ha corrido ríos de tinta.

En el punto de mira de futuros rescates, están Eslovenia, Luxemburgo, y Malta, estos dos últimos considerados dentro de la UE paraísos fiscales, como también puede considerarse Irlanda, por el bajo tipo de gravamen del Impuesto de Sociedades. La armonización fiscal no llega, pero sí llega la “armonización” en los rescates, puesto que ahora serán los propios ahorradores quienes asuman rescates bancarios. Siempre en principio, con el dinero excedentario de la cobertura de garantía del FGD y FGI que se establece en 100.000 euros. Pero ¿¿ quién dice que esta garantía no vuelva a bajar y así facilitar nuevas reconversiones bancarias??.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s