Donde pone deuda, pongo déficit o donde pone déficit pongo deuda


Este aparente trabalenguas lingüístico es posible, y verán por qué.

La deuda, paradójicamente reduce el déficit, y se preguntarán cómo.

Pues conceptualmente la deuda asumida como nueva, reduce la sequía de liquidez, y se contabiliza como un ingreso (incremento de pasivo financiero), lo cual a corto plazo, mejora, maquilla las cuentas en forma de menor déficit, pero a largo plazo, las deudas, comprometen la solvencia. Esto explica el creciente endeudamiento, en la época de bonanza, porque para las cuentas públicas, supone menor déficit y “todos podemos presumir por ello” . Alemania nos exige controlar el déficit, sin reparar en que se puede  controlar y reducir incluso, a base de nueva deuda. Una política extraña sin duda, a cambio de aumentar el “stock” de deudas.

La entrada de dinero fresco, que hemos pedido al banco, supone más liquidez (ingresos), y genera un incremento de riesgo, si al menos no recuperamos con la inversión de esa deuda, en forma de mayor ingresos tributarios, lo que hemos pedido y los crecientes intereses. Esta “cobertura” ficticia de los vencimientos (no con suficientes ingresos ordinarios fiscales), se realiza en forma de reendeudamiento, con lo cual “se va soterrando” el problema, hasta que, bien no se consigue financiación, o bien las cargas de deudas arrastradas, no las podemos soportar ni siquiera con nuevas deudas.

Por eso la deuda y el deficit, son elementos parecidos, pero como veis ni mucho menos, iguales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s