La corresponsabilidad ciudadana frente a la corresponsabilidad fiscal


Si vemos la pirámide poblacional, facilmente podemos establecer como causa del incremento del gasto farmaceútico, el envejecimiento progresivo de la población. Una relación directa y positiva, con una sensibilidad mayor o menor , según la “corresponsabilidad ciudadana” que representan los actores intervinientes en el proceso de compras farmaceúticas: pacientes, farmacias, médicos y administración. Observando las estadísticas del Ministerio, nos informan que en el 2010, 958 millones de recetas fueron extendidas  y que toca a  20 recetas per cápita y año. Todos sabemos que el envejecimiento de la población aumentará la ratio recetas/cápita en los años venideros. El cálculo a groso modo, es indicativo de que el coste farmaceútico, a pesar de las políticas de ahorro con medicamentos genéricos, y el control “solicitado” del gasto a los médicos (prescriptores), engordará la factura sanitaria, si las reducciones de precios no compensan los incrementos en cantidades que se producirán. En todas las CC.AA, han crecido sin excepción las recetas emitidas. Puede observarse, que este esfuerzo por reducir la factura farmaceútica, no se logra apenas en término de gasto efectivo (sólo la facturación total farmaceútica, se ha reducido en un 2,36%, a pesar de reducir los precios de venta al público en medicamentos en marca con un 7,5%, 15% o 4% según medicamentos con marca y la sustitución progresiva por recetas con medicamentos genéricos mucho más baratos que además han sufrido reducciones intensas de precio también). Entonces, la “corresponsabilidad ciudadana” , no ha ayudado a conseguir ahorros similares a las reducciones de precio, y eso es porque las recetas han crecido. Puede achacarse al envejecimiento de la población, pero puede pensarse que es debido a otros factores, como los consumidores abusivos de medicamentos con receta (por ejemplo la exención de pago puede hacer consumidores ” free riders” , o la ineficacia de las prescripciones de los médicos o de algunos tratamientos iniciales que posteriormente deben corregirse con otras recetas (a mí me ha pasado alguna vez y he realizado varias compras con varias recetas). Un modelo con varias variables como causas para un sólo efecto. Estos aspectos, deben evaluarse sanitariamente, y evaluar la eficacia y necesidad de cada tratamiento farmacológico. Yo lo enfoco, como factores que no ayudan a la “corresponsabilidad ciudadana” y los organismos públicos lo tratan de paliar con “corresponsabilidad fiscal” . La consecuencia es la de siempre, mayor deuda en este caso asociada a la prestación de servicio farmacológico puesto que los gastos no pueden ser pagados al contado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s